La Presea Bernardo Quintana Arrioja es el premio al estudiante exitoso

Todos alguna vez hemos soñado con ser el mejor de la clase, sin embargo, pocos lo logran.

 ¿Has oído hablar de la Presea Bernardo Quintana Arrioja?

 Esta fue creada por la Fundación Apoyo a la Juventud I.A.P. hace 30 años, desde entonces en cada convocatoria han participado a nivel medio superior diversos estudiantes de tres de las escuelas más importantes de México: la Universidad Autónoma de México (UNAM), el Instituto Politécnico Nacional (IPN) y el Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (CONALEP).

 El objetivo primordial es reconocer y apoyar a estudiantes de entre los 12 y 29 años que se encuentren en situación vulnerable, otorgándoles las herramientas para desarrollar sus capacidades y reconociendo su esfuerzo y dedicación que día tras día hacen en sus respectivas escuelas, pues bien se sabe que ellos serán los próximos pilares que aportarán en el pleno desarrollo de México.

CTqU2THVEAAK7Kn.jpg

 Las categorías para participar por la Presea Bernardo Quintana Arrioja son las siguientes:

  Excelencia Académica.

Tener promedio arriba de 9.0 o en su caso Mención Honorífica.[i]

 Liderazgo.

Participar en constituciones de grupos, asociaciones o en labores de representación.[ii]

 Patriotismo.

Participar de manera sobresaliente en actividades académicas, culturales o deportivas.[iii]

 Servicio.

Tener actitud de solidaridad con su comunidad de manera desinteresada.[iv]

  Valor.

Tener actitud de superar retos o desventajas de la vida.[v]

 Lo maravilloso de esta convocatoria son sus diversos premios, ya que, siendo participante puedes obtener:

  • Presea Bernardo Quinta Arrioja.

  • ·Apoyo económico por 11 meses como becarios de la Fundación.

  • Participación en el programa “Jóvenes Ejemplares”.

  • ·Acompañamiento y seguimiento personalizado gratuito en el Centro de Orientación Psicológica y Orientación Vocacional (COPYV), en caso de requerirse.

  • Reconocimiento.

  • Constancia de participación.

Conalep-Maria-Concepcion-Serna-Coronado-presea-Bernardo-Quintana-Arrioja-2017-2.jpg

 Experiencia personal.

 Por último, quiero contarles mi experiencia dentro de la convocatoria de la Presea Bernardo Quintana Arrioja, soy Ángel Pérez, tengo 20 años y soy estudiante del CECyT 12 “José María Morelos”, fui invitado por parte de los directivos de mi escuela a participar este año 2019 por la Presea, en mi caso decidí entrar a la categoría de “Valor” debido a que desde mi nacimiento padezco de tres discapacidades que afectan mis pulmones, mis oídos y mi vista, las cuales son: Displasia Broncopulmonar grado 3,4, Otitis media serosa y Debilidad visual.

 Cuando entré al CECyT 12 al inicio del ciclo escolar solo pude asistir al plantel tres días, el motivo fue que tenía una muy grave crisis de salud, además, tuve que hacer mucho esfuerzo para poder subir dos pisos y llegar a mi salón, imaginen como fue la gravedad del asunto siendo que el ser humano oxigena regularmente 90% a 95% de saturación con un ritmo cardíaco de 60 a 75 latidos por minuto, mientras yo ese día oxigenaba de 60% a 65% de saturación con un ritmo cardíaco de 135 a 140 latidos por minuto; en fin, uno de los directivos se dio cuenta de mi situación de salud y les comentó a mis padres sobre una posible solución, esta era entrar a la modalidad no escolarizada del Instituto Politécnico Nacional, es decir, estudiar en línea en el Polivirtual a mí y a mis padres nos agradó esa solución y sin excepción alguna comenzamos el proceso de reinscripción a la nueva modalidad, unos meses después ya estaba estudiando en línea sin afectar mi salud.

 Desde entonces me he esforzado constantemente, buscando siempre calificaciones por arriba de 8.0 y un excelente promedio que hoy en día es de 9.4, toda esta dedicación no ha sido en vano, siendo que la decana de mi escuela, la Profesora Nereida Berchiman junto con otros directivos se dieron cuenta de que soy uno de los mejores promedios dentro de la modalidad no escolarizada y por consecuente como ya expliqué antes me invitaron a participar, sin duda alguna acepté no tanto por el premio si no para que la gente se dé cuenta que pueden seguir adelante a pesar de las difíciles circunstancias que nos da la vida, es decir, quiero ser el motor de inspiración para todos.

 Lo más satisfactorio de entrar a la convocatoria es sentir el apoyo tanto de tu familia así como la de la escuela, además, es una gran oportunidad de conocer a nuevas personas, dado que hay otros estudiantes que compiten por la Presea, en el caso de mi escuela, los directivos decidieron hacer una reunión en la que todos los estudiantes participantes nos conociéramos, conviviéramos y contáramos entre nosotros nuestra historia de vida, es una sensación difícil de explicar porque esto te motiva a ser un mejor ser humano y seguir luchando por tus metas.

 Por eso yo considero la Presea como el premio de todo estudiante exitoso, porque todos los que han participado y participan en ella tienen una historia que contar, y cada uno ha sido el perfecto herrero de su vida, porque cada óbice enfrentada es una quemadura que dejó cicatriz, no obstante esto solo es un recuerdo de que son unos guerreros, no por lo que han sufrido, si no por lo que han hecho para superarse.

Por: Angel Pérez Espinoza

Fotografías de Buscador Google

¿Qué tan importante soy yo?

La importancia de ser yo.

Quizá nunca te preguntaste que tan importante eres, pero nunca es tarde para hacerlo.

Pero… ¿qué chiste tiene que me pregunte yo que tan importante soy, si no lo soy para los demás? Pues no, quiero decirte que no debes validarte por lo que los demás piensen o cuán importante seas para ellos. Nosotros los humanos, no nos damos cuenta que somos muy importantes para nosotros mismos, que valemos más que cualquier mineral precioso.

Muchas veces, sino es que casi siempre, vivimos al reflejo de los demás. Si alguien dice que eres pelón, que tienes ojos feos, que no sabes hablar, que caminas raro o cosas peores, nos lo creemos y nos dejamos definir por esa idea, cuando en realidad, se trata de algo a lo que no deberíamos darle importancia. La gente acomplejada siempre busca que los demás se sientan más acomplejadas que ellos mismos, para disimular su inseguridad y baja autoestima.

¿En este mundo existe alguien perfecto?, ¿cuáles son los lineamientos para caminar y nunca caer?, ¿en qué libro o quién dictó cómo deben ser los ojos más hermosos del mundo? La respuesta es ¡¡¡nadie!!! Porque cada uno de nosotros somos distintos. A nadie le gustaría tener 6 billones de gemelos en el planeta entero, así que no debemos sentirnos menos porque a las demás personas no les parece nuestro aspecto físico o forma de ser. Somos tan importantes que por eso estamos aquí, porque cumplimos nuestras metas, llegamos a nuestros objetivos, amamos a nuestra familia, damos sin recibir nada cambio y luchamos por lo que queremos. Al final de nuestra vida, la verdadera recompensa será todo el amor que hayamos cultivado para nosotros mismos.

Recuerda que no existe nadie más que tú, que sepa lo hermoso y maravilloso que eres por dentro y por fuera, el amor propio es la base de todas las cosas, si tú no te valoras y te quieres… si no estás enamorado de ti mismo, ¿crees que podrás hacerlo con alguien más?

Ahora pregúntate: ¿qué tan importante soy?, y verás lo maravilloso y valioso que siempre has sido, sólo es cosa de que te lo creas y no te rechaces. Así verás como las cosas solitas marchan cada vez mejor, cambiará tu forma de ver las cosas, cambiarás tú, sacarás siempre lo mejor de ti sin cuestionarte, amarás, conocerás, vivirás de una forma más sana y distinta.

Ámate, valórate y cree en ti, porque tú eres lo más importante.